Le entregaron el cadáver equivocado y lo enterraron en Monte Grande

El 5 de julio Sandra Ávalos falleció tras haber estado internada en el Hospital Muñiz por una neumonía. No obstante, su cuerpo nunca llegó a la familia. A pesar de haber identificado el cadáver, los profesionales de la institución se confundieron y entregaron a la fallecida a otra familia –cuyo nombre no trascendió- que la veló a cajón cerrado y la enterró en el Cementerio de Monte Grande. Por el error renunció la directora del establecimiento y fueron despedidos cuatro empleados.

«Identificamos el cuerpo pero mientras hacíamos los trámites para la entrega ingresó a la morgue del hospital otro cuerpo que también era reconocido por sus familiares», explicó Daniela, prima de Sandra. Además, contó: «Insólitamente, el cuerpo de Sandra fue entregado a la otra familia, que la veló a cajón cerrado, y la enterró en cementerio de Monte Grande, del partido bonaerense de Esteban Echeverría».

Desde entonces, su familia reclama que se exhume el cuerpo de Sandra, orden judicial mediante, pero todavía “no hay respuesta ni de parte del hospital, ni de la Fiscalía, ni de un juez», denuncian y aclaran que “el fin de semana largo complicó la situación”, sumado a que la directora del hospital tardó en darles una respuesta.

En el otro lado del asunto está la familia echeverriana, quienes todavía no pudieron recuperar tampoco a su familiar, que sigue en la morgue del Hospital Muñiz, ya que para ello le piden pagar de nuevo los gastos a una funeraria para que se hagan cargo del traslado y entierro.

Por el error renunció en el día de ayer la directora del hospital Muñiz de la ciudad de Buenos Aires, Mabel Nogueras, como también fueron despedidos cuatro empleados que habrían sido en parte responsables del error.

«Estamos muy consternados, este fue un hecho muy grave porque está en medio el dolor de las familias, separamos de su cargo a cuatro personas involucradas y a la directora del hospital le pedimos la renuncia», explicó públicamente ante medios de comunicación Sergio Auger, director general de hospitales de la Ciudad de Buenos Aires. Además aseguró: «Acá hay una negligencia, un error porque los hospitales de la Ciudad, en el manejo de cadáveres, en un momento sensible de las familias, se cumplen los protocolos a rajatabla».